Es cierto que el viento, al pasar por las palas de los aerogeneradores, produce un sonido característico audible para cualquier persona que esté situada a una distancia relativamente corta de la turbina. Sin embargo, a la distancia que se encuentra el Parque, y dependiendo de las condiciones meteorológicas, se estima que el ruido puede ser imperceptible, y en todo caso muy inferior a los umbrales de ruido máximo establecidos en la legislación vigente. Para verificar este posible impacto, Mar de Ágata realizará estudios específicos en el marco del correspondiente Estudio de Impacto Ambiental.