A diferencia de las aves terrestres, la mayoría de las especies de aves marinas vuelan a poca altura por encima del nivel del mar, en un vuelo rasante. Los aerogeneradores están diseñados de tal forma que el extremo inferior de la zona de barrido de las palas se sitúa a unos 25 metros sobre la superficie del mar, dejando así un amplio margen para el vuelo de estas aves y minimizando el riesgo de colisión.

Siendo conscientes de la importancia de la preservación de la riqueza ornitológica del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, Mar de Ágata prevé trabajar conjuntamente con los responsables y técnicos del parque natural de la zona, para proponer con su asesoramiento las medidas necesarias para reducir al máximo el posible impacto del parque en la avifauna de la región. Asimismo, se prevé aplicar las mejores prácticas internacionales con el objetivo de que el proyecto influya positivamente sobre el mantenimiento de la biodiversidad. Así, se aplicarán medidas para la detección y monitorización de la avifauna en las inmediaciones de las turbinas, conectados a sistemas de disuasión y/o reducción de la velocidad de las palas, para minimizar los riesgos de colisión.