Cerca del 90% del aerogenerador se compone de materiales reciclables. La plataforma suele construirse con materiales convencionales, como el hormigón o el acero, la torre del aerogenerador es de acero, mientras que las palas están hechas de polímeros, como ocurre con muchas embarcaciones. Además, el sector está desarrollando constantemente nuevas soluciones para mejorar la reciclabilidad de las palas. La normativa española de aplicación para la instalación de nuevas infraestructuras de generación eléctrica establece la obligatoriedad de prever el desmantelamiento de las instalaciones una vez finalizada su vida útil, y la restitución del estado previo de las superficies ocupadas.

En el caso de los aerogeneradores marinos flotantes, como los que se usarán en el Parque Mar de Ágata, el hecho de que sean flotantes facilita mucho su desmantelamiento, dado que solo será necesario retirar los anclajes y trasladar el aerogenerador a puerto, donde podrá ser desmontado con todas las garantías.